Los grandes partidos se valen de la educación para hacer electoralismo

Según UPyD, el desastre educativo sólo interesa a los grandes partidos como arma arrojadiza. La acusación mutua sirve como estrategia de desgaste, sobre todo en precampaña, pero no aporta lo que interesa a la sociedad: una enseñanza que enseñe, una educación que instruya y eduque.

Según Arturo Muñoz, responsable de Educación y candidato de Unión Progreso y Democracia (UPyD) a la alcaldía de Palma, “aumentar las horas lectivas de materias instrumentales (lenguas, matemáticas y ciencias), como ha propuesto el PP en Baleares, puede ser positivo, pero es totalmente insuficiente. Criticar esta medida por motivos económicos (STEI-i, ANPE, PSM y PSIB) o porque altera los horarios de los docentes demuestra una cierta mezquindad, curiosa en quienes, por otra parte, reducen sus propuestas educativas a aumentar el gasto en educación, como si el dinero lo resolviera todo. De hecho, un estudio de UPyD demostró que una o dos horas lectivas más no implicarían necesariamente un aumento de las plantillas.”

“Lo peor de todo es que los viejos partidos no pueden mejorar la educación ni quieren hacerlo”, asegura Muñoz. “No pueden, porque para ello hay que reconocer el fracaso de los fundamentos de la LOGSE-LOE, una ley de ámbito nacional que un Estado responsable en materia educativa debería derogar. No quieren, porque en nombre de esa ley cada comunidad puede someter la educación a sus dosis de narcisismo y distorsión particulares, y ninguna quiere renunciar a su cuota de poder sobre el particular.”

Muñoz invita “a hacer un verdadero diagnóstico de la realidad educativa” y resume algunos cambios de fondo “sin los cuales nada puede cambiar efectivamente”:

1. La lectoescritura debe asumirse como objetivo del segundo ciclo de Educación Infantil.

2. No se debe someter la educación a metas identitarias.

3. No se debe promocionar a secundaria con áreas suspendidas y sin haber repetido sexto.

4. Se debe primar la excelencia sobre la cohesión social a partir del segundo ciclo de ESO, e impulsar el concepto de esfuerzo desde la base.

5. Se deben cuestionar los resultados de los principios psicopedagógicos que inspiran las leyes españolas, como la comprensividad y el inclusivismo.

6. Se debe adelantar la edad de diversificación, lo cual redundaría en una verdadera atención a la diversidad: son necesarios una formación profesional y un bachillerato diferenciados de manera clara y temprana.

7. La selección y formación del profesorado deben basarse en la excelencia en sus respectivas especialidades.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: