Descarrilar por entusiasmo

Un buen amigo me preguntaba recientemente por las propuestas de UPyD en el ámbito municipal de Palma. Adelanto su opinión antes de enunciarlas: están muy bien y son necesarias, pero no estusiasman. Pues bien, me propongo demostrar, al contrario, que sí lo hacen.

Unión, Progreso y Democracia no se presenta ante los palmesanos imbuido de faraonismo ni proyectos económicamente presuntuosos. No podemos ignorar la situación a la que nos han llevado los sucesivos gobiernos de la ciudad. Las cifras del año 2009 no dejan lugar a dudas: cada ciudadano debe 452 € sólo por la deuda acumulada del consistorio, a lo que se debe sumar lo que arrojen las cifras del 2010. Sirvan de ejemplo los proyectos que supuestamente iban a enderezar la economía de Palma, y han resultado ser los lastres más embarazosos.  La alegría con la que PSOE y PP se embarcan en empresas desastrosas es comparable al entusiasmo de un maquinista enloquecido que ignora los límites de su locomotora. El descarrilamiento está asegurado. Ahí está el Palacio de Congresos, abandonado por la iniciativa privada porque no será rentable, y cuyo coste y mantenimiento a cargo del contribuyente acordaron PSOE y PP. Faltan 80 millones de euros para concluir las obras. No hace falta ser muy ingenioso para adivinar de dónde saldrán.

UPyD no pretende seguir escamoteando la realidad a los ciudadanos. Y advierte de que es hora de enarcar una ceja ante las propuestas extraordinarias de unos y otros, tras las cuales subyace un electoralismo tramposo. Siempre, pero más todavía en época de crisis, la austeridad y la responsabilidad deben extenderse a los organismos públicos. De ahí que las propuestas principales de UPyD para la ciudad no sean transformaciones a base de palacios de la ópera ni reformas globales de movilidad, que nos arruinan a todos y enriquecen a unos pocos, tocados por la varita mágica de los contratos públicos. Conviene que empecemos a tratar a los ciudadanos como a adultos con los pies en el suelo, y no como a niños a los que hacer delirar con fantasías. Dicho esto, veamos cuáles son algunas de nuestras propuestas, con las que esperamos recuperar la confianza que los ciudadanos no tienen en los partidos vulgares.

1.      El derroche y la deuda del Ayuntamiento deben corregirse mediante la racionalización y eliminación de las empresas públicas superfluas, al frente de las cuales debe haber gerentes profesionales en lugar de políticos electos. De ello depende que las instituciones estén sujetas a criterios racionales en lugar de a intereses bastardos.

2.      En bien de la transparencia, deben rebajarse las cuantías de los contratos públicos que no necesitan concurso, y ninguna asociación debe ser subvencionada en más de un 50% de su presupuesto. El clientelismo a costa del contribuyente alcanza ya cotas industriales, y no ha cesado ni lo más mínimo.

3. Es absurdo que los ayuntamientos asuman servicios, a veces excesivos, sin los medios adecuados, generalmente insuficientes. Es imprescindible una reforma que delimite las competencias locales y que transfiera a los municipios los medios mínimos en base a la población. La reforma de la Ley de Régimen de Bases Local es tan necesaria, que por sí sola ya invita a un entusiasmo cabal, pues ataca un problema tremendo, y asegura innovaciones imprescindibles.

3.      Ninguno de los partidos que han gobernado en Palma ha tenido la voluntad de cerrar las puertas a la corrupción. La restitución de funcionarios de habilitación nacional que controlen a los responsables políticos, y reforzar el papel de la Sindicatura de Cuentas, que debe poder abrir diligencias, son medidas trascendentales para poner decididamente la política al servicio de los ciudadanos.

Por todo esto y mucho más, concluyo categóricamente que un partido que no recurre a soflamas ni mistificaciones pueriles, sí genera entusiasmo. UPyD personifica el alivio del ciudadano de a pie que despierta de una pesadilla.

Anuncios

6 Responses to Descarrilar por entusiasmo

  1. Roberto Mazorriaga Las Hayas says:

    Me sumo a tu entusiasmo. Pensando mucho sobre la corrupcion municipal , siempre he pensado que ha sido posible porque funcionarios que tendrían que haber puesto firmes a los políticos (les costase lo que les costase y con denuncia en fiscalia si es necesario), no lo hicieron.

    Saludos desde el aeropuerto de hong-kong,

  2. Hola, Roberto. Precisamente hace unos días que Ramón Aguiló trataba en un artículo lo que tú señalas: la dejación de funciones, por parte de los funcionarios, como parte importantísima de la corrupción.

    ¡Buen viaje!

  3. Javier Puy says:

    Hola Roberto, la lectura de tu comentario ha sido como un “déjà vu”. En Zaragoza la situación es extraordinariamente similar y, aunque no conocemos todavía los anuncios estrella de los partidos de siempre, nos los podemos imaginar. Nuestro programa es serio y riguroso, sin concesiones a la galería y enfrentando los verdaderos problemas: la financiación, la transparencia, la necesaria reorganización municipal y las imperativas medidas de control. Le diría a tu amigo que nuestros programas entusiasman pero lo hacen por todo el trabajo y la responsabilidad que subyace tras las líneas de nuestros programas, verdaderos compromisos con los ciudadanos y no “brindis al sol” electoralistas.

  4. Leon ruiz huedo says:

    La verdad es que la marea magenta es de las pocas cosas ilusionantes en politica, y no digamos en baleares.
    Me parecen muy interesantes tus puntos de vista. En concreto el de la restitucion de funciones a funcionarios, ya que actualmente son marginados por los politicos si no les bailan el agua. Se en rodeados de asesores afines al partido, algunos de ellos verdaderos incompetentes con carnet del partido imperante.
    Que no decir de la transparencia. Tu mejor que nadie sabes lo bien que ocultan los ayuntamientos los datos economicos, presupuestos etc.

    Lo dicho animo y mucha suerte.

  5. Pingback: Tweets that mention Descarrilar por entusiasmo « Arturo Muñoz -- Topsy.com

A %d blogueros les gusta esto: