El Imfof es un colocadero de políticos que nos sale por un ojo de la cara: hay que cerrarlo de inmediato

Las empresas públicas no deben ser dirigidas por políticos · UPyD promoverá la supresión del IMFOF y la integración de todos los servicios de empleo presentes en las Islas en un solo organismo · UPyD propone un cambio radical en la gestión de las empresas públicas, tanto en contratación del personal como en la designación de gerentes y en materia de transparencia económica.
La acción de la justicia confirma lo que Unión Progreso y Democracia (UPyD) ha denunciado anteriormente. UPyD ha manifestado repetidamente que las empresas y servicios públicos deben estar dirigidas por gerentes profesionales y no por políticos. Este es uno de los puntos fuertes de la incisiva batería de medidas contra la corrupción que propone UPyD en Baleares. Las presuntas tramas de contratación de afiliados en empresas públicas como el IMFOF y EMAYA, presididas por la teniente de alcalde de UM con cuyo apoyo accedió Aina Calvo a la alcaldía, y que se han saldado con las detenciones de Cristina Cerdó, Paula Cortés y Mateu Cañellas, confirman lo que UPyD ha denunciado en múltiples ocasiones: las empresas públicas han estado al servicio de una estrategia orquestada por políticos profesionales, que se valen de éstas en lugar de ponerlas al servicio de los ciudadanos. “El IMFOF es un colocadero de amiguetes y de políticos que nos sale por un ojo de la cara. Siempre ha sido así. Hay que cerrarlo de inmediato”, ha afirmado el candidato de UPyD a Cort, Arturo Muñoz. UPyD considera imprescindible someter a las empresas públicas a una racionalización y profesionalización de su gestión.
UPyD ya se pronunció sobre el absurdo de tener varios servicios públicos (SOIB, IMFOF) controlados por distintos organismos y con el mismo objetivo. Esta falta de coordinación supone dispersión de información y esfuerzo gestor, y se traduce, por tanto, en ineficacia y despilfarro. De ahí que UPyD abogue en su programa electoral por concentrar todas las oficinas de búsqueda de empleo en un solo nivel de la Administración reunificando así el servicio.
La segunda razón que justifica la supresión del IMFOF es de orden económico. Ya en enero UPyD consideraba escandaloso que el IMFOF contara con un presupuesto de 9 millones de euros anuales y su página web, en pleno mes de enero, anunciara sólo seis ofertas de empleo cuando en Palma se superan los 40.000 parados.
Y, lo más grave, el IMFOF ha sido un colocadero de los amigos de UM primero y después de los políticos de EU, con lo que se pone de relieve la concepción de spoil system que tienen de la Administración los viejos partidos, sean del signo que sean.
Lo ocurrido en EMAYA confirma la misma lección: las empresas públicas no pueden ser dirigidas por políticos. Aina Calvo conocía perfectamente las denuncias que le llegaban de los sindicatos -como UGT- en el sentido de que el acceso a EMAYA no respetaba los criterios acordados saltándose la prioridad del bolsín de interinos acordado con los sindicatos. Asimismo, Calvo aprobó la tomadura de pelo de los “informadores medioambientales” y no le hizo ascos al hecho de que Cristina Cerdó se promocionara a sí misma en campañas de autobombo con el dinero de todos.
Medidas de UPyD para la racionalización de las empresas públicas
En su programa electoral, UPyD propone cambiar radicalmente la gestión de las empresas públicas:
a) personal: la contratación del personal se realizará por procedimientos públicos de igualdad de méritos y capacidad, con transparencia en las percepciones salariales y por otros conceptos. Hay que combatir el amiguismo, el clientelismo y el nepotismo, como ha ocurrido en el IMFOF y EMAYA.
b) directivos: se nombrarán gerentes de empresas públicas a profesionales, no políticos electos, que se responsabilicen del equilibrio presupuestario de las mismas y de la calidad de productos o servicios ofrecidos. Si fuera así el IMFOF ya estaría cerrado y en EMAYA se habrían pedido responsabilidades a Cristina Cerdó. Desde que no es gerente, la empresa de aguas se ha ahorrado más de 9 millones de euros.
c) eficiencia y responsabilidad: se aplicarán a las empresas públicas, entidades de derecho público, institutos y fundaciones las mismas normas de transparencia económica y acceso a la información que al resto de la administración. De ser así, se habría evitado el ocultismo y el oscurantismo que han guiado la gestión de UM en el IMFOF y Emaya. No ya los ciudadanos sino incluso los actuales concejales de Cort han tenido problemas para acceder a la plantilla de personal de Emaya. UPyD propone publicar por internet la relación de puestos de trabajo de la Administración y de sus empresas públicas.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: