Decálogo del buen gobierno municipal

Mes y medio antes de las elecciones, Aina Calvo y su equipo  han aprobado su particular “código del buen gobierno”. Para los más ingenuos, esto prueba su férreo ardor por dignificar la vida municipal. Para otros, se trata de un estertor de un gobierno en minoría en busca de rédito publicitario. Para UPyD, las pantomimas tardías ante una opinión pública que exige profundos cambios que ennoblezcan la política demuestran la triste condición de los viejos partidos, que la han reducido a una sucesión de gestos estériles. Mejor hubiera sido dar ejemplo cuando uno tenía la posibilidad de hacerlo.

 

Sin embargo, lo peor de la representación teatral de Aina Calvo es que el libreto que nos propone es francamente mejorable. Sería deseable que al menos salvaran las apariencias con medidas más incisivas, aunque después en la práctica no tengan arrestos para cumplirlas. Estamos en precampaña, y ya que es momento de embaucar a los votantes, háganlo con un guión que no parezca el de un moralista atolondrado, falto de puntería, que sortea todos los puntos escabrosos que han aflorado durante esta legislatura. Ciertamente, recogen el contenido del Código de la Federación Española de Municipios y Provincias, redactado por cinco partidos (PSOE, PP, IU, CiU, PAR), lo que tal vez explique el nivel del documento, que soslaya gran parte de las malas prácticas que les caracterizan a todos. Pero dudo que haga creer al menos a sus mismos partidarios que algo han aprendido de sus propios errores. UPyD entiende que la actuación del equipo de Aina Calvo da como para un decálogo del buen gobierno en estos términos:

 

1. La legitimidad de los alcaldes comienza por ganar unas elecciones. Es insano para la democracia que las componendas entre partidos alteren la voluntad popular expresada en las urnas.

 

2. Asuma la conveniencia de que el Interventor y el Secretario de Cort sean designados por concurso de méritos y no por afinidad. No dudamos de que acatará con propósito de enmienda la sentencia del TSJB, que anuló el nombramiento de la actual secretaria de Cort.

 

3.  No se aproveche de los votos que presuntamente compraron con dinero público sus socios después de ser reclamados por la Justicia. Aprovecharse de la corrupción ajena es también corrupción.

 

4. Tómese en serio la importancia de los presupuestos. Son la pieza central de un gobierno. No presentarlos impide que importantes áreas municipales sepan a qué atenerse. Lo mismo recomendamos sobre las peticiones que la Sindicatura de Cuentas le ha dirigido para que entregue las cuentas anuales.

 

5. Reconozca que la fragilidad de sus pactos la ha dejado en una situación insostenible que le impide cumplir acuerdos plenarios. La sonrisa y el voluntarismo son insuficientes para gobernar en minoría.

 

6. Póngase del lado de los ciudadanos cuando maneje grandes cifras de dinero público. No las invierta en proyectos ruinosos (como palacios de congresos y tranvías deficitarios) que hipotecan el futuro de los ciudadanos.

 

7. Introduzca criterios de eficiencia en las empresas públicas y no dé la espalda a la corrupción de sus socios de gobierno (Emaya), ni a su uso como agencia de colocación (IMFOF).

 

8. No externalice servicios para los que cuenta con personal capacitado, como la recaudación de impuestos. Ahorrará mucho dinero.

 

9.  No escatime medida de transparencia alguna en la concesión de todo tipo de subvenciones. Internet lo permite sin coste alguno

 

10. Ponga gerentes profesionales elegidos por concurso de méritos al frente de las empresas públicas. Reduzca drásticamente el número de cargos elegidos por libre designación.

Anuncios

4 Responses to Decálogo del buen gobierno municipal

  1. Buenísimo. Si yo fuera Aina Calvo me lo pondría en la mesilla para repasarlo cada noche durante este mes y medio que le queda de alcaldesa.

  2. Leon ruiz huedo says:

    Fantastico arturo. Deberia ser obligatoria su lectura para todos los candidatos. Por ser todas ellas cosas logicas y razonables los demas partidos no las practican ya que supondria avandonar el clientelismo.

  3. Merche Blázquez says:

    Genial Arturo, Esto si que son los 10 mandamientos de la ley de ” las alcaldias”. En el caso de Aina Calvo, dudo se moleste en leerlo, parece ser que nada va con ella………

    • Achaco los elogios de mis lectores a su amabilidad y condescendecia con mis puntos débiles.

      En cualquier caso, muchas gracias por sus comentarios.
      ¡Intentaré no decepcionarles!

A %d blogueros les gusta esto: