Tempestad sobre Washington

Es un lujo para UPyD contar con los ponentes que amenizan y enriquecen nuestras actividades. De nuevo, en la  5ª y última sesión de nuestro primer cinefórum, pudimos contar con la presencia del Profesor de Filosofía del Derecho, Teoría de la comunicación y Crítica de Cine, Arturo Cadenas. Adelantamos que UPyD, dado el éxito de público que esta iniciativa ha tenido, organizará nuevos cinefórums.

Arturo Cadenas analizó los aspectos formales y narrativos de “Tempestad sobre Washington” y argumentó por qué le parece que Otto Preminger no estuvo en este caso a la altura de la que fue su mejor película, y tal vez la mejor de todos los tiempos sobre asuntos judiciales: “Anatomía de un asesinato”. A la excesiva duración, se suma la ausencia de suspense, la sucesión de tomas que no suman nada específico a la trama, la pérdida del foco de atención central, así como a algún episodio resuelto tan dramáticamente, que hacen recordar que uno está en el cine.

Aun así, el Profesor Cadenas, destacó que “Tempestad sobre Washington” es un ejemplo sobresaliente del cine político norteamericano, que aun retratando el funcionamiento de las instituciones y su problemática, jamás soslaya que en democracia, puede haber corruptos y tramposos que medran y se aprovechan del sistema. Y destacó que ese detalle no tiene por qué conducir a la postura que ha caracterizado a la posmodernidad: la generalización superficial del escepticismo sobre los políticos, los partidos y los regímenes, que al ser todos lo mismo, da igual uno que otro.

Como tema central del coloquio, se intercambiaron puntos de vista sobre el clásico conflicto que el gran sociólogo Max Weber planteó entre la ética de los principios y la ética de la responsabilidad, por estar muy presente en los episodios centrales de la película.  La primera se centra en principios fundamentales que deben regir la acción del individuo en cualquier circunstancia, mientras que la segunda atiende a las consecuencias que su aplicación tendría. Weber afirma que el ejercicio real de la política implica un conflicto entre ambas, y que reconocer la especificidad de la práctica efectiva del gobierno, consiste en asumirlo. De ahí, que los personajes que adoptan posturas maximalistas en la película de Preminger, entren en una espiral que les lleva a decisiones fatales o inadaptativas (Brig Anderson, Robert Leffingwell), sean mal considerados por sus mismos compañeros de partido (Ron Akermann), y que las circunstancias obligan a adoptar posturas flexibles (Walter Pidgeon), o el mismo Cybil Colby, interpretado por Charles Laughton, que acaba invitando a que su dura posición sobre el conflicto central de la película, no sirva de ejemplo a nadie; el mismo presidente de los EEUU estaría en este grupo ya que, acuciado por la necesidad de nombrar a un Secretario de Estado que pueda sustituirle, afirma que entre el blanco y el negro existe una amplia gama de grises. La política real implicaría tener la cintura necesaria como para distinguirlos.

 

Anuncios

2 Responses to Tempestad sobre Washington

  1. Navarth says:

    Hola Arturo, dos cosas. 1) Hemos visto ‘Anatomía de un asesinato’, y es realmente espectacular. Coincido con Arturo Cadenas: completamente rebosante de erotismo, es la mejor película de cine judicial que he visto. 2) Para una aproximación a la ética de los principios y la responsabilidad ¿debo leer directamente a Weber (que no siempre es sencillo) o me recomiendas algún, digamos, exegeta?. Un abrazo.

    • Arturo Muñoz says:

      Hola, Fernando. En efecto, “Anatomía de un asesinato” es excepcional. Mi consejo es que alguien como tú lea directamente a Weber. No hay nada como ir a las mismas fuentes.

      Un abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: