Héroes de sus padres

Uno de los aspectos educativos que ha producido abundante literatura, es la transformación que el rol de padre ha sufrido en la actualidad. ¿Podría tratarse de otra de las consecuencias de la posmodernidad? No especularé al respecto, pero sin duda es un cambio sociológico, psicológico y educativo de gran relevancia. Al mismo tiempo, es necesario reconocer la labor de docentes y tutores que sufren en su labor diaria las ingratas consecuencias que esta metamorfosis pueda acarrear, y que me atrevo a calificar  de “inversión causal”.

 

Cualquier docente con experiencia, puede constatar  que el amor filial puede producir cierta ceguera sentimental sobre los méritos, conducta y capacidades de los hijos. Es sabido que la cercanía no siempre asegura la imparcialidad. Pues bien, es cada vez más frecuente la tendencia a eximir a los estudiantes de la responsabilidad en su rendimiento académico. En caso de fracaso, puede recurrirse a otras piezas del engranaje educativo, que evitan tener que reconocer defectos en la actitud y aptitud de los alumnos. En bastantes casos, se inicia un largo -y cada vez más costoso- proceso de asunción de la realidad. En otros, incluso se puede llegar a negar que el fracaso sea posible, lo que siempre dificulta poner soluciones eficaces, por partir de un diagnóstico equivocado. Sería interesante –si no se ha hecho ya- responder, con datos contrastados experimentalmente, a ciertas preguntas:

 

  1. ¿Qué porcentaje de padres que no han logrado inculcar hábitos de responsabilidad y esfuerzo a sus hijos, esperan que sean los docentes quienes lo consigan? ¿Les acusan a posteriori, o al sistema educativo, en caso de no lograrlo?
  2. ¿Qué porcentaje de padres decide que sus hijos no repitan curso en el mismo centro en caso de darse esta situación? ¿A qué se debe esta decisión?
  3. ¿Qué porcentaje de familias hace caso omiso al consejo orientador que los tutores elaboran preceptivamente al terminar 4º de ESO? ¿Tienen expectativas  sobredimensionadas? ¿Conocen o reconocen el nivel real de sus hijos? ¿Debería ser vinculante dicho consejo para dar a la ESO un rigor del que ahora carece?

 

Los profesores y tutores pueden y deben sobrellevar cierta presión para la mejora de los resultados académicos de sus alumnos, y deben, siempre, intentar mejorar didácticamente. No comparto las posturas corporativistas al respecto, puesto que los docentes no son perfectos. Ahora bien, cuando se espera de ellos la transformación milagrosa de una realidad difícil y limitada, se puede caer en el autoengaño y en cierta patología ética lamentablemente extendida hoy en día: la autodispensa de las responsabilidades propias, lo que en mi opinión es la característica esencial de la mala educación.

 

Cierta distorsión emocional de la realidad es comprensible, y solemos abusar de la relación causa-efecto para explicarnos las cosas, lo que produce un efecto tranquilizador, pero exonerarse uno a sí mismo, y a los míos,  de responsabilidad es un mecanismo de defensa característico de conductas inmaduras, cuando no de inclinaciones paranoides.

 

Si los sociólogos confirman el extremo de una profunda transformación en cómo se concibe actualmente el rol de padre y madre, no sólo podríamos hablar de una inversión causal en la interpretación del fracaso escolar, sino también en la relación entre padres e hijos: si en el pasado, los padres eran los héroes modélicos de sus hijos, actualmente existen casos en que los hijos son los héroes de los padres. El perfil irracional de progenitores que evitan a toda costa el valor educativo de la frustración para despertar el afán de superación, sería entonces contraproducente: el peor handicap para la educación de sus hijos. De igual forma, pero en otro orden de cosas, Fernando Savater ha aludido a la mitificación de las propuestas de la juventud en el fenómeno 15-M, a pesar de la superficialidad, inexperiencia e ingenuidad que rezuman, cuando sólo una verdadera crítica puede cribar lo que de válido subyace en ellas.

 

 

Anuncios

3 Responses to Héroes de sus padres

  1. Roberto Mazorriaga Las Hayas says:

    La falta de asunción de responsabilidad (consecuencia del temor hacia la libertad y la mirada infantil hacia el “estado” como padre proveedor de servicios) es una de las características más definitorias de nuestra sociedad actual.

    Creo que mentalmente es más sano, asumir siempre la (propia) responsabilidad por lo que nos sucede; aunque no siempre fuese el caso. En cuestión de asumir responsabilidad, es mejor pecar por exceso, que por defecto.

    Ahora la responsabilidad y la “culpa” siemrpe es de los demás, y el “dios todopoderoso” es el “estado del bienestar!!, que piensan que es gratis y que sus facturas solo las pagarán las generacioens futuras. Bien, el “largo plazo” ese que Keynes decía que llegaría sólo cuando estemos muertos, ya está aqui. El que está muerto es el rey del gasto público (más madera) Keynes; pero nosotros estamos vivos.

    Las facturas se pagan.

  2. Rebentat says:

    La falta de responsabilidad está extendida en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Y una parte importante de esta falta de responsabilidad viene provocada porque nada tiene consecuencias: falta de estudio, educación, ética, comportamiento,…

    Con la llegada de la democracia se ha inculcado una falsa sensación de libertad y de tener derecho a todo, la cultura de subir la autoestima a niveles paranoicos, de la subvención y la adaptación de las circunstancias a la voluntad individual de cada uno.

    Hay que volver a la cultura del esfuerzo, de la superación, de asumir responsabilidades,… y evitar el igualitarismo a la baja “por decreto”. Hay que premiar a los que hacen las cosas bien y los que no hacen lo correcto tienen que tener su “castigo”.

  3. Alejandro says:

    Completamente de acuerdo. Las tres preguntas que planteas surgen, como ya sabrás, muy a menudo en las conversaciones de los docentes.

    Por mi parte no tengo mucho más que añadir, aparte de lo que escribí en mi blog:

    http://eleternopasmado.blogspot.com/2011/02/pasmo-n-40-el-fracaso-escolar-iii.html

A %d blogueros les gusta esto: