Políticos, justicia y mala educación

En Baleares, ya se ha cerrado el círculo vicioso de la mala educación. Políticos nacionalistas, Joan Lladó de ERC y Biel Barceló del PSM, acuden a la puerta de los juzgados a vitorear a nueve presuntos delincuentes, antes de la celebración del juicio.

 

Primero, se indoctrina a los jóvenes desde la infancia. El amor por lo “propio” o lo más cercano, es acompañado de desprecio por otros referentes, y se repite machaconamente la ficción de la existencia de un malvado enemigo, aunque desapareciera hace más de tres décadas. A continuación, se interviene en actos de exaltación colectiva, o en otro tipo de actos, como una manifestación contra la corrupción. Como no se acepta la diversidad y pluralidad de las sociedades democráticas, y se usurpa la exclusividad sobre ciertos valores, se excluye a quien comparte el rechazo por la corrupción, pero no el nacionalismo sectario. Para entonces, los insultos, amenazas, y coacciones callejeras diversas, han convertido al nene mal educado en “héroe”, y a Jorge Campos, en el arquetipo del mal. Cuando la Justicia actúa, se invierten oportunamente los papeles y el héroe es reconvertido en “víctima”; se incurre en la contradicción de negar todo lo que se ha dicho y hecho, al mismo tiempo que se apuntala el dogmatismo ideológico repitiendo que existe un monstruo ruin contra el que había que actuar. Así, a los batasunos adolescentes de las islas, conocidos como los “maulets”, no les falta el apoyo de políticos de concepciones predemocráticas, pues la democracia, además de excluir ciertas formas, consiste en aceptar que no todos piensan igual.

 

En conjunto, un ejemplo de los extremos nocivos a los que llega la mala educación. ¿Tomará nota el nuevo Conseller de Educación y su nuevo equipo, o preferirán sobrevivir poniéndose a silbar? ¿Qué alegarán esos políticos si la sentencia es desvaforable a sus patrocinados? ¿Necesitan un curso acelerado de Educación para la Ciudadanía? Tal vez sirviera para superar la seducción por la violencia en la que andan inmersos…

Anuncios

4 Responses to Políticos, justicia y mala educación

  1. Roberto Mazorriaga Las Hayas says:

    ¡Qué sensación de “deja vu”! Lo mismo que en el País Vasco.

    Es muy importante reaccionar contra la violencia, las agresiones físicas, verbales o mediante pintadas (típicas de los “Maulets”) desde el principio. Deberíamos seguir el ejemplo de ALemania que, tras la Segunda guerra mundial, es ejemplar en las reacciones contra cualquier acto de fascismo y totalitarismo. Tienen claro que hay que luchar contra la nacional-socialismo de raíz.

    Ten en cuenta que el gran pecado que cometió Jorge Campos es poner una pancarta contra la corrupción y pidiendo elecciones anticipadas (el anterior gobierno de Antich y del PSM se apoyó en el decisivo voto de un partido esencialmente corrupto y en votos directamente COMPRADOS: hecho “baladí” que no parecía preocupar a los “Maulets”). Les dejaba en evidencia y eso sí que es grave.

  2. Lo que dices, Roberto, prueba la podredumbre a la que se ha llegado: la corrupción como arma arrojadiza cuando no es la de “los nuestros”, que por supuesto es justificada y silenciada. La sensibilidad selectiva a la corrupción, según de dónde venga, es uno de los peores lastres que arrastramos.

    Saludos y gracias.

  3. fernando says:

    No les interesa ver más allá de la punta de su naríz, ni más abajo de su bragueta, entre medias su ombligo. Es que cualquier tipo de nacionalismo, camuflado en sus distintas formas no es más que puro egoismo, no les importa nada más que su panza o su barriga, como se quiera.
    No es más que un intentar buscar diferencias, aunque no la hubiere. No tratan de profundizar, dicho en su jerga ; hacer inmersión, en lo que nos une, en lo que tenemos en común. Les interesa hacer inmersión en el hecho diferenciador.
    Aquí en Asturias tenemos a un político viejo que dice que viene con un discurso renovador-regenarionista para hacer la vieja política de siempre. No para de hablarnos de regionalidad, del hecho regional. Dicho en roman paladino : otro a tirar de la ubre de vaca o sea de la patria España y todo por que “lo que yo me lleve, no se lo lleva otro”.
    Acaso no hay hecho diferencial entre un pueblo de pescadores y uno de montaña ,aunque seán de la misma región. Por poner un ejemplo de mi tierra ¿que tiene que ver Cudillero con Casomera o Degaña con Colombres. Así somos y así nos vá. tempus fugit

  4. Cierto. Su negocio es exacerbar la diferencia, negocio falaz, por cierto, porque en el fondo, todos somos diferentes por una parte, e iguales por la otra.

    Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: