Políticos en los cementerios

El alcalde, Mateo Isern, y la exalcaldesa, Aina Calvo, visitaron tres cementerios el día de Todos los Santos. Les acompañó una comitiva de doce concejales. La tercera fuerza política del ayuntamiento de Palma,  se sumó a un acto concreto en recuerdo de las víctimas de uno de los dos bandos en la Guerra Civil. Hubo banderas anticonstitucionales.  Hace décadas que se lleva a cabo esta escenificación, pero cada año se incrementa la presencia de autoridades. El alcalde celebra lo barato de la iniciativa por desplazarse en un autobús público -habilitado a propósito- en lugar de en coche oficial, y afirma que para los jóvenes es ejemplar ver a las autoridades en los cementerios. Ignoro la diferencia entre el coste de un vehículo u otro. Pero tiene razón, en conjunto todo resulta barato… pero que muy barato.

No se dieron consignas partidistas, de forma que en sentido estricto no se puede decir que se politice a los muertos –a este paso, todo llegará-, pero por la otra, me parece que la presencia institucional tiene algo de impúdico, de populismo de bajo nivel, de sentimentalismo postizo en recuerdo y solidaridad por los muertos ajenos, propio de un reality show.

Uno preferiría votar a políticos a los que provocara recato intervenir en según qué días y lugares. A políticos que retrocedieran ante el carácter familiar y personal de ciertas fiestas. Me pregunto si nuestras autoridades locales y sus asesores vislumbran la oportunidad de rentabilizar políticamente el recuerdo de los seres queridos. Porque si así fuera, no sé qué resulta más ofensivo: que -como palmesano que soy- me consideren un bobo al que agradar con tales maniobras o la categoría de los responsables políticos que nos hemos buscado.

Anuncios

2 Responses to Políticos en los cementerios

  1. J.A.P.R says:

    Señor Muñoz,
    Podemos o no estar de acuerdo en la presencia de las autoridades en tal acto, tiene razón en que politizar según qué actos no es lo más conveniente. Quizás si hubiera venido en bicicleta con Aina Calvo de compañera de bicicletada hubiera sido de lo más interesante.
    Por cierto, lamentable las banderas anticonstitucionales, luego nos llaman a los que llevamos la bandera nacional, desde la ignorancia más absoluta, fachas.
    De todas formas le digo una cosa, a elegir, prefiero a Isern, que a Calvo…
    Reciba un cordial saludo.
    J.A.P.R

  2. Buenos días, J.A.
    Al margen de las preferencias que cada cual tenga, y que me parecen completamente legítimas, lo que a mí me desagrada es lo mucho que se parecen importantes figuras de los dos grandes partidos. Y no sólo en temas menores, como el de mi entrada.

    Saludos cordiales.

A %d blogueros les gusta esto: