El “hipercatastrazo” del PP

Antes de las elecciones de mayo, UPyD calificó el Plan de Saneamiento de la exalcaldesa Aina Calvo de catastrazo. Se contemplaba reducir el resultado de su gestión, que había ocasionado un déficit en el ayuntamiento de Palma de 180 millones de euros, con una subida del 47% del IBI a lo largo de la presente legislatura (dividida en una subida anual de un 11,75%). Se retrasaba para después de las elecciones la aplicación de una medida que hubiera sido a todas luces impopular.

Mateo Isern logró la mayoría absoluta con la propuesta de no subir los impuestos. Subió el IBI un 6% a las viviendas y un 12% a bancos y grandes empresas. El último Decreto de Rajoy  añade además, entre otras cosas, una subida del 10% del Impuesto de Bienes Inmuebles. Así que los palmesanos pagarán al menos un 16% más de IBI en 2012, y hasta un 22% las grandes superficies comerciales y bancos. Todo apunta a que esto se repetirá cada año. El cambio del PSOE por el PP, se ha traducido pues en que el catastrazo alcanza cotas de hipercatastrazo; ¿del saneamiento al saqueamiento?

Sí, ya sabemos que se trata de medidas extraordinarias para paliar la calamitosa gestión de la crisis por parte del gobierno socialista. Sin embargo, las comunidades y ayuntamientos gobernados por el PP, no arrojan un balance mejor (el ayuntamiento de Madrid y la Comunidad Valenciana son ejemplos rotundos). Pero precisamente porque la situación exige medidas drásticas, los ciudadanos pueden preguntarse por qué se toman siempre en la misma dirección, y siempre a su costa, al margen de quién gobierne. Puestos a incumplir a las primeras de cambio el programa electoral, el flamante equipo de Rajoy podría incumplir el suyo por otras vías: por ejemplo, racionalizar el prolífico y desmesurado entramado de la Administración Pública, tanto a nivel nacional, como autonómico y municipal. La eliminación de las Diputaciones y Consells, la fusión de ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes,  la recuperación de la economía de escala en la sanidad, o la eliminación drástica de empresas y consorcios públicos ineficientes, son sólo algunas de las medidas que UPyD proponía en su programa electoral, y que bien podrían considerarse también como medidas extraordinarias ante la situación de emergencia.

Quienes han criticado el disimulo de Rajoy al silenciar qué medidas tomaría antes de ser Presidente, ya han descubierto el secreto de tanta discreción: no es liberal sino tan intervencionista como Rodríguez Zapatero y los nacionalistas. Tal vez el parecido en la forma de gobernar de PP y PSOE explique el circo mediático que los voceros de la identidad y la oposición le han montado a Isern, por osar reconocer la condición bilingüe de Palma en parte de su discurso en la Festa de l’Estendard. ¿Qué otro motivo hay para criticarle, si su partido acentúa las mismas medidas que ellos hubieran tomado? Y es que ya se sabe, no hay nada más eficaz que agitar los sentimientos del ciudadano incauto, mientras le vaciamos los bolsillos entre todos.

Anuncios

2 Responses to El “hipercatastrazo” del PP

  1. LG Darley says:

    Además de las medidas que propones, en la prensa de hoy, no recuerdo si era ABC o EL Mundo -El Día de Balears, se proponía otras: empezar reduciendo, eliminado o cobrando su verdadero coste todos los servicios y prestaciones que no corresponden a los ayuntamientos según la ley de régimen local, como escoletas, escuelas de adultos y similares.

    Los grupos privilegiados de beneficiados deben pagar vía tasas por lo que reciben. El contribuyente-medio (el del sector privado) está mal, muy mal, y no puede seguir soportando tanto impuesto y tasa para el beneficio de ciertos grupos organizados y estructurados que obtienen beneficios por su capacidad de lobby político o por su “rentabilidad” electoral.

    El “sistema de seguridad social” ya ha entrado en negativo.

    Ha llegado el tiempo de llamar a las cosas por su nombre y coger el toro por los cuernos de una vez; aunque sea politicamente incorre to decirlo. LA solidaridad es muy deseable y bonita; pero la solaridad OBLIGATORIA e INSOSTENIBLE, lo que hace es hundir a la sociedad, por dar priviliegios durante mucho timepo a grupos de “afortunados”.

  2. Roberto: estoy de acuerdo en que la racionalización y redimensionamiento de la administración tendrá que ser acompañada de un cambio de mentalidad general. No se puede seguir esperando un permanente milagro de los panes y los peces, pidiendo servicios públicos de todo tipo,como si no tuvieran unos costes. O se cambia en ese sentido, o estamos condenados a una ruina creciente.

    Gracias.

A %d blogueros les gusta esto: