El docente indecente (II)

El docente indecente se retrata de nuevo. En el vídeo tenemos la enésima prueba, la última deposición de la ética del pedo (acertada expresión de Sánchez-Ferlosio) que practican algunos profesores: como es mío, huele bien, y si el que manipula a los estudiantes soy yo, la pestilencia es maravillosa. Es un acto más en la campaña contra la tímida intención del Govern Balear de reconocer la libertad de elección lingüística en la enseñanza. Hace unos días señalaba la impudicia con la que los poseedores de esencias y verdades incuestionables se sirven de la educación para sus fines. ¿Se puede forjar una educación de calidad con estos mimbres?

Después de tanto discurso, tanta palabrería ciudadana, tanta solidaridad arrojadiza, tanto antiliberalismo de alpargata, y tanta ética sentimentaloide, resulta dramática la desinhibición con la que el docente indecente se desacredita a sí mismo. Se autorretrata con desnudez pasmosa: no deslinda entre enseñar y adoctrinar. No distingue entre los campos personal y profesional, privado y social. Y se vale de su posición como adulto ante un público inmaduro -y todavía acrítico- para convertir en un foro político el ámbito que más aséptico a las presiones ideológicas debería ser. Pero lo peor de todo no es eso, ni que cante con los niños con expresiones groseras que ellos hablan como quieren, cosa que nadie le impide ni le reprocha, sino su libertofobia primaria, su inadaptación a la sociedad plural donde necesariamente hay diferencias de todo tipo, también lingüísticas. Le encanta la uniformidad. Y le molesta que haya quien no la comparta.

Uno, que también ha sido joven, feliz e indocumentado, recuerda que hubo épocas en las que la rebeldía de la juventud consistía básicamente en enfrentarse a los adultos. Me parece más pura esa forma de insurrección -por achacable que sea a la efervescencia de la edad- que el aquelarre de sesgada orientación política con el que se convierte la educación pública en un templo de manipulación doctrinal.

Anuncios

11 Responses to El docente indecente (II)

  1. LG Darley says:

    Tienes má razón que un santo Arturo.

    Creo que la única solución es la que te recomendaría Al Pacino (en “Esencia de mujer”): coge un lanzallamas. 🙂

  2. Qué espectáculo lamentable. Da vergüenza ajena. ¿Es Marratxí o es Pyongyang?

  3. Manuel Z says:

    Como dicen en mi tierra “Toa la razón y un poquito más”.

  4. Carmen says:

    No se puede expresar más claro. Completamente de acuerdo. Bochornoso vídeo y lamentable situación la que nos está tocando vivir.

  5. Pasaba por aquí says:

    Lo de siempre, el que tiene posibles escapa, incluso ellos (los abanderados del principio generador, por llamarlo de algún modo) cuando pueden escapan de lo que implantan, sigan con la cantinela en las ocasiones necesarias, luego el modelo queda para el resto.

  6. Flister says:

    ¡Precioso pseudocumbayá provinciano, totalitario y ridículo!

    Este tipo de actuaciones debería estar perseguido judicialmente. ¿Qué hacen los padres?
    ¡Qué insulto a la nobilísima profesión de maestro! El grosero alineamiento de las mentes de los más jóvenes, con el objeto de aniquilar los más sublimes valores del ser humano, se perpetúa siguiendo siempre los mismos métodos. Gracias por este estupendo artículo.

  7. Muy bueno, Arturo

    Cuando pasen 10 ó 20 años más de uno de los chicos que aparecen en el vídeo sentirán una profunda vergüenza cuando se vean. Lo peor no es eso, sino que muchos de ellos se sentirán orgullosos.

    De los profesores prefiero no opinar. Creo que las imágenes, como se suele decir, hablan por sí mismas.

    Saludos

    Daniel

  8. Gracias a todos por sus observaciones: todas y cada una dan pie a tratar aspectos que enriquecen y suman matices a la comprensión del problema.

    Saludos cordiales a todos.

    • Toni says:

      Sigues en tu linea Arturo, bien estamos con lo de la pedagogia.

      Hoy, comentando en la Pza. España, con uno de estos “radicales catalanistas”, me dice, que la defensa del catalan es necesaria porque de lo contrario, se quedarian sin nada.
      En esta contestacion, yo deduzco que el miedo que tienen, es que tienen un miedo atroz a la implantacion del bilinguismo, porque ello llevaria a una situacion de casi desaparicion de “sa llengua” en las escuelas publicas, se estan dando cuenta que en la eleccion la mayoria elegiria el castellano.
      No se puede admitir esta burda manipulacion de nuestros jovenes, que estan conduciendo su juvenil rebeldia hacia metas que en su mayoria no entiende. No es de recibo, ver por las manifestaciones, sea del tipo que sea, un grupo, muy identificado con jovenes de 14-17 años acompañados y alentados por sus profesores del tipo “taliban”.

      Esperemos que el tiempo ponga las cosas en su sitio y, el sentido comun prevalezca

  9. nandito98 says:

    Muy buen post, Jorge como siempre en tu línea desde la inteligencia y las cosas bien dichas y claras.

  10. nandito98 says:

    Saludos a todos, Jorge te felicito por el post menos mal que alguien dice las cosas como son, la guerra de la lengua la hacen ellos totalmente.

A %d blogueros les gusta esto: