Sobre “La perversión pedagógica de la inmersión lingüística”

 “La perversión pedagógica de la inmersión lingüística“, Editorial Sloper (10€).

A pesar de que abundan las publicaciones sobre la problemática lingüística de la educación en Baleares, destaca -y hacía falta que llegara- un libro como el de Juan Jiménez Castillo. Desde el núcleo de la administración educativa, una voz especialmente autorizada por su trayectoria profesional, y pertrechada del rigor de la investigación científica y teórica, ha osado decir –y demostrar- lo que muchos se niegan a ver y otros silencian cómplicemente.

Juan Jiménez, Inspector de Educación en Baleares y Doctor en Ciencias de la Educación, expone en su segundo libro los motivos psicopedagógicos por los que la inmersión lingüística obligatoria en una lengua diferente a la materna, perjudica en especial a los niños castellanohablantes de Baleares más desfavorecidos socioeconómicamente, y a los que añaden dificultades cognitivas. Insisto: motivos psicopedagógicos. Jiménez acota el problema al área que le concierne, y devuelve así este asunto al campo del que nunca debió salir: la educación es un fenómeno demasiado importante como para deformarlo grotescamente con finalidades políticas, ideológicas e identitarias, de forma que sin entrar en esos ámbitos, el lector encontrará los argumentos y los datos por los que la imposición catalanista en la enseñanza de una sola lengua vehicular, es una aberración estrictamente educativa.

Lejos de las alucinaciones paranoides del monolitismo nacionalista –que se alimentan de una imaginaria animadversión a una lengua- Jiménez analiza, compara y evalúa las virtudes y defectos de los diferentes proyectos lingüísticos de centro que han resuelto satisfactoriamente la convivencia y aprendizaje efectivo de 2 y hasta 3 lenguas, a diferencia de quienes se han valido del mismo como coartada legal para dar rienda suelta a la pseudociencia, y a sus desvaríos totalitarios. La clave está en que queden profesionales de la docencia que mantengan el aprendizaje como principal meta educativa, en lugar de hacer desaparecer de la realidad social una lengua que además de cooficial, es la materna de más del 50 % de los niños.

El libro de Juan Jiménez es claro, incisivo, documentado y está magníficamente escrito. Y en lo personal, es un alivio sentirse menos solo,  gracias a que este hereje haya tenido la lucidez y la valentía de escribir un libro,  que resquebraja la uniformidad del mismo sermón que se ha impuesto en todos los centros e instituciones educativas públicas de Baleares.

 

Anuncios

5 Responses to Sobre “La perversión pedagógica de la inmersión lingüística”

  1. Alfonso says:

    Hola Arturo.
    No haces referencia al título del libro, ni editorial. Gracias

  2. Estuve en la presentación, sentado detrás vuestro. Compré y he leído el libro. Lo que hacía “El Caudillo” corregido y aumentado, en pleno siglo XXI. Hay otras formas de aprender una lengua y cultura, sin “submersión”.

    Si hubiera problemas económicos para tener docentes en la lengua materna podría entenderlo; pero no en otro caso.

  3. Aunque fuese bien intencionado, los resultados son negativos cuando se dan las circunstancias expuestas por el autor. Produce mejores resultados lo elegido libremente. Hay otros caminos diferentes para aprender una lengua/cultura nueva sea nacional o extranjera, poco a poco, con mesura y que no produzcan rechazo. Con la “submersión” se condena al fracaso -y hay están los resultados que lo atestiguan- a los hijos de familias castellano-parlantes.

A %d blogueros les gusta esto: