Fernando Loredo analiza los últimos resultados electorales

Ya es la segunda vez que Fernando Loredo – un referente central de UPyD en Baleares- organiza un encuentro de afiliados y simpatizantes. En esta ocasión, expuso su análisis de los resultados de las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco. Se inicia así un ciclo de ponencias sobre temas de actualidad política, que se celebrará mensualmente, que está abierto al público en general, y coordinado por el mismo Fernando Loredo.  En el pasado mes de junio, dedicó su ponencia a analizar el contenido y las circunstancias del Pacto de Legislatura con que Nacho Prendes –único diputado de UPyD en el parlamento asturiano-  concedía su decisivo voto al candidato socialista para presidir la comunidad autónoma.

Fernando Loredo durante su ponencia

Loredo calificó como muy malos los resultados obtenidos en Galicia, con un 1,48% del total de votos emitidos, lo que deja a UPyD muy lejos del 5%, mínimo exigido por la ley electoral. Destacó que hubo un 2,69% de votos en blanco y un 2,55% de votos nulos, lo que demuestra la creciente desafección por los partidos políticos en general. A pesar de que también el PP perdiera votos con respecto a hace tres años (102.000 menos) suma 3 escaños más, mientras el PSOE se hunde con un 20%. A su vez, la fragmentación de la izquierda nacionalista ha favorecido también a Núñez Feijóo, y destacó el éxito de Beiras, que presentándose por primera ver con la coalición AGE, tuvo un éxito rotundo con 9 escaños y un 14% de los votos (tercera fuerza política, por delante del BNG).

Loredo explicó los detalles de la reforma de la ley electoral gallega que el PP presentó en su programa. Se reduciría el número de diputados (de 75 a 61). En la actualidad, Galicia se divide en 4 circunscripciones –una por provincia- con un mínimo de 10 diputados cada una. El resto se reparten oscilando según la población. Se sobredimensiona así el voto de las dos provincias menos habitadas (Lugo y Orense), lo que favorece la aparición de baronías locales. Loredo expuso sus dudas sobre cuál será el contenido final de la reforma, que no corrige, sino acentúa la desproporción del voto. De hecho, sobredimensiona todavía más a ambas provincias, que son feudos importantes del PP, y cabe pensar que los proteja.

Loredo calificó de verdadera humillación para la democracia que los batasunos de Bildu obtuvieran un 25% de los votos, y se erijan en segunda fuerza política vasca. El tremendo error del Tribunal Constitucional al dejar en agua de borrajas la Ley de Partidos y la anterior sentencia del Supremo, se pagará en pérdida de derechos y libertades.

El 3,52% de los votos obtenido por UPyD en Álava le otorga un diputado, dado que la ley vasca pone el listón en el 3%, con un total de un 1,94% en toda la comunidad. Dado que las tres provincias tienen 25 diputados, se sobrerrepresenta a Álava y Guipúzcoa por tener menos población que Vizcaya. Sin embargo, el cambio a un sistema puramente proporcional que propone UPyD –y que a priori perjudicaría sus intereses partidistas- no cambiaría sustancialmente las cosas.

Concurrencia en la sede de UPyD

Loredo consideró descorazonador que los partidos constitucionalistas retrocedan frente al nacionalismo (59% de los votos), puesto que PSOE, PP y también UPyD, han perdido votos (41%). Así que tampoco calificó de buenos los resultados de UPyD, aunque teniendo en cuenta la adversidad de un entorno hostil y radicalizado por la indoctrinación independentista desde la infancia, podrían haber sido peores. Recordemos que UPyD tuvo que impugnar su exclusión de un debate televisivo al que habían sido invitados todos los partidos con representación. Loredo buscó con lupa y encontró datos positivos, como el retroceso en 15000 votos de Bildu en San Sebastián, y otras ciudades en cuyos ayuntamientos ya se conocen los detalles de su gestión real desde 2011. Lamentó que el pacto PSOE-PP haya sido una oportunidad perdida para deshacer el entramado que el PNV había gestado durante décadas de gobierno ininterrumpido, manchado con la traición de Rodríguez Zapatero al mismo Pachi López, al pactar a sus espaldas con el PNV el cupo vasco.

Hubo mucha participación en el coloquio final entre afiliados y simpatizantes. Una vez más, se comentaron las dificultades ya conocidas para hacer llegar mejor y más lejos las propuestas de UPyD; la más importante es sin duda que nadamos contracorriente tras décadas de propaganda en clave localista y de victimismo interesado. Los ejemplos más palmarios son  el cupo vasco y la aportación navarra, privilegios fiscales que vulneran el más elemental principio de igualdad, y que harían inviable el sistema de financiación autonómico de extenderse a todas las comunidades autónomas.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: