El documental de Jarabo

Hay quienes enriquecen la democracia cultivando sus virtudes. Hay quienes la denigran aprovechándose de sus puntos débiles. Nunca los populistas han enriquecido la democracia, pero han encontrado en ella su mejor caldo de cultivo. Argumentar, convencer, rebatir y persuadir, son cuatro funciones fundamentales en el ejercicio de la razón dialéctica. Pero habrá que andarse con ojo cuando la persuasión se consuma de espaldas a la razón. La cuestión es que hay formas profundamente engañosas y destructivas de conseguirla, y la competencia intelectual y moral del pretendiente no está garantizada.
Hete aquí que el director y productor de un supuesto documental enarbola su deyección, entregándola en mano al líder nacional de Ciudadanos, de visita en Palma. Este remedo de Leni Riefenstahl sin brillo, es diputado en el Parlamento Balear. Ya sabemos que la creación y recreación con imágenes no siempre se aplican a sacarnos de la caverna. Al contrario, es lamentablemente habitual que en España las desgracias se instrumentalicen por su rentabilidad en términos de propaganda política. El desbordamiento sentimental impide un análisis de los hechos como se suceden, pero no importa, porque no es eso lo que se pretende. Así, ignorando la fatalidad – en lo relativo a la salud es una constante- que provoca una muerte, o el error que pudiera haber habido en el diagnóstico, lo que se prioriza es la culpabilidad como categoría, como explicación intencionada y causal de los hechos. Poco importa que la investigación judicial haya sobreseído la denuncia contra Fernando Navarro -gerente del Hospital de Inca que fue absurda e infundadamente destituido- porque lo que cuenta es seguir intoxicando a la opinión pública, valiéndose de un supuesto documental, aunque la Justicia lo haya dejado obsoleto. No, a estos savonarolas de nuevo cuño, sólo les interesa el esquematismo maniqueo entre buenos y malos con el que lo infantilizan todo.

Anuncios

One Response to El documental de Jarabo

  1. pericay says:

    Muchas gracias, Arturo.

    Un abrazo

A %d blogueros les gusta esto: